Alberto Fernández visitó este viernes las instalaciones del CAREM en la localidad bonaerense de Lima junto con Daniel Filmus y la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Adriana Serquis.

El presidente Alberto Fernández recorrió este viernes junto al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, y a la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Adriana Serquis, las instalaciones del Carem, el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en Argentina, más precisamente en la localidad bonaerense de Lima, partido de Zárate

El jefe de Estado recorrió las instalaciones junto al secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti; el secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, Diego Hurtado; la subsecretaria de Coordinación Institucional de Energía, María Florencia Álvarez Travieso; y el presidente de Nucleoeléctrica Argentina, José Luis Antúnez, según indicaron voceros oficiales.

El Carem es «el primer reactor nuclear de baja potencia íntegramente diseñado y construido en la Argentina, y su construcción muestra la capacidad del país para el desarrollo y puesta en marcha de centrales nucleares», informaron fuentes de Presidencia.

Este componente nuclear se perfila a su vez como uno de los líderes mundiales en el segmento de reactores modulares de baja y media potencia (SMR, por sus siglas en inglés).

El desarrollo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) coloca a Argentina «en el camino de liderar el segmento de reactores modulares de baja y media potencia SMR, que son la tendencia mundial en materia de energía nuclear, porque se trata de reactores mucho más pequeños, con un diseño más simple y seguro», sostuvieron desde el Ejecutivo.

Esta clase de reactores «tienen una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o de polos fabriles e industriales con alto consumo de energía, incluyendo la capacidad de alimentar plantas de desalinización de agua de mar», añadieron las fuentes.

Esta primera versión de los reactores tipo Carem será capaz de generar 32 megavatios eléctricos, y se destaca por un riguroso estándar de seguridad aplicado desde el diseño, obtenido mediante soluciones de alta ingeniería que simplifican su construcción, operación y mantenimiento, y será utilizado para abastecer de electricidad a unos 120 mil habitantes.

Se prevé que alrededor del 70% de sus insumos, componentes y servicios vinculados sea provisto por empresas argentinas certificadas bajo los exigentes estándares internacionales de calidad, supervisados por la CNEA.

En paralelo al desarrollo del prototipo, la CNEA avanza en el diseño conceptual del que será el módulo comercial del Carem, el cual tendrá una potencia mayor (de entre 100 y 120 MWe), y sería la base de una central multi-reactor que permitirá alcanzar costos muy competitivos para el mercado internacional.

El prototipo fue desarrollado en un edificio de una superficie de 18.500 metros cuadrados, de los cuales alrededor de 14.000 metros cuadrados corresponden al llamado «módulo nuclear», el sector que incluye la contención del reactor, la sala de control y todos los sistemas de seguridad y de operación de la central.

En el mismo Complejo funcionan también las centrales nucleares Atucha I y II, operadas por Nucleoeléctrica Argentina S.A (NA-SA).

La obra civil comenzó el 8 de febrero de 2014, momento desde el cual el Carem se ha constituido como el primer SMR del mundo en estar oficialmente en construcción.

El proyecto se encuentra registrado por en el sistema Bapin bajo el N° 30251.

Previo a la recorrida, el presidente Alberto Fernández mantuvo una reunión de trabajo de la que también participaron el director de Energía Eléctrica de Salta, Jorge Giubergia; la responsable de Gestión Estratégica del Proyecto Carem, Alejandra Calvo, y el gerente de Dirección de Obra, Juan Cattaneo.

Fuente Télam