Las miradas del mundo en la crucial elección de este domingo. Argentina, con especial interés por el rumbo de su principal socio comercial.

Con un escenario de empate técnico en las encuestas, pero con leve ventaja del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ante el presidente Jair Bolsonaro, los brasileños acuden este domingo al balotaje de la elección más importante desde el fin de la dictadura militar en 1985.

Las mesas electorales abrieron en Brasil para el balotaje de la elección presidencial. Los centros de votación abrieron a las 8 y cerrarán a las 17, y los resultados se esperan pocas horas después gracias al sistema de urnas electrónicas.

La segunda vuelta de este domingo es seguida con especial atención por el Gobierno del presidente Alberto Fernández, teniendo en cuenta la importancia de Brasil en la región y por tratarse, ni más ni menos, que del principal socio comercial del país.

Lula, quien hizo una caravana en la Avenida Paulista de San Pablo en la que participó el ex presidente uruguayo José ‘Pepe’ Mujica, denunció que existe una “máquina de fake news” en las redes sociales en las últimas horas en su contra impulsada por el bolsonarismo” y que Bolsonaro, en caso de derrota, deberá aceptar el resultado.

El presidente Bolsonaro, en tanto, participó de una caravana en motocicleta por Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, al lado del gobernador Romeu Zema, en una apuesta por torcer el rumbo de la elección en ese estado, que es considerado clave para lograr mayorías, siendo el segundo distrito en cantidad de electores después de San Pablo. El mandatario recibió el apoyo explícito a través de un video del ex presidente de Estados Unidos Donald Trump.

La previa de las elecciones tuvo un suceso dramático este sábado, con la diputada bolsonarista Carla Zambelli siendo filmada persiguiendo con una pistola a una persona negra lulista con la que supuestamente intercambió algunas palabras en el barrio de Jardins, uno de los lugares de la elite de San Pablo, a 800 metros de donde estaba la caravana de Lula con miles de personas.

La ley electoral prohíbe a civiles portar armamento aunque esté autorizado 24 horas antes de la elección para evitar violencia política.

Confianza de Lula

“Tenemos todas las condiciones para ganar”, afirmó Lula en conferencia de prensa en San Pablo antes de hacer una caminata por la Avenida Paulista, al lado del el candidato a gobernador de San Pablo del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad.

Lula denunció “una máquina de mentiras lanzadas este sábado por el bolsonarismo” en las redes sociales, donde lo acusa de querer imponer unos impuestos a los monotributistas y microemprendedores.

El candidato de una coalición de partidos liderados por el PT recordó que en todas las elecciones en que participó nunca hubo problemas para reconocer los resultados, en alusión al rechazo sobre el sistema de votación que manifestó el actual presidente de Brasil durante toda la campaña.

Los pronósticos de última hora

Más de 150 millones de electores se encuentran convocados a elegir este domingo un presidente para el período 2023-2026. Es la primera vez que un presidente en ejercicio perdió la primera vuelta buscando la reelección. Fernando Henrique Cardoso, Lula y Dilma Rousseff no pasaron por esa situación.

El mandatario de ultraderecha perdió ante Lula por 48,4% contra 43,3% en la primera vuelta, tras lo cual hubo cuatro semanas de la campaña más violenta y con tensión política y discursiva de la historia.

Fuente: Télam (Pablo Giuliano, corresponsal en Brasil)