La capital puntana fue testigo de una movilización masiva de personas que recorrieron siete kilómetros con distintos reclamos como el pedido por la aparición de Guadalupe Lucero, la Ley de Humedales y el pedido de justicia para Florencia Magalí Morales, entre otros.

El reclamo por la aparición de la niña Guadalupe Lucero encabezó la marcha central del 35º Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales, Intersexuales y No Binaries en Territorio Huarpe, Comechingón y Ranquel, que recorrió la ciudad de San Luis en la tarde de este domingo, y de la que participaron más de 100 mil personas de todo el país.

Integrantes de la Comisión Organizadora portaron la bandera de arrastre del encuentro para encabezar la marcha, y la familia de Guadalupe, a quien se vio por última vez el 14 de junio pasado en la puerta de su casa en San Luis, con su mamá como especial invitada, estuvieron en segundo lugar portando la pancarta que hace un año y cuatro meses encabeza los reclamos por la aparición de la niña de seis años.

Durante un largo recorrido de 7 kilómetros, las más de 100 mil mujeres y disidencias que se dieron cita en San Luis recorrieron calles e instituciones, alzando la voz por los reclamos que atravesaron el trabajo de los 105 talleres y que se repitieron en cada entrevista periodística o se escucharon coreados a viva voz por los diferentes grupos.

En el recorrido, uno de los momentos de mayor tensión se dio cuando la larga manifestación pasó por la Iglesia Catedral de San Luis, que se encontraba vallada y con personal policial, a la espera de lo que no ocurrió. Las vallas de metal fueron utilizadas como placas de resonancia para acompañar los coros feministas con críticas a la institución eclesial.

Otro de los puntos álgidos de la marcha fue el pasaje por la Jefatura Central de Policía, también vallada, donde al reclamo por la aparición de Guadalupe se sumó el pedido de justicia para Florencia Magali Morales, muerta en pandemia en una comisaria de Santa Rosa del Conlara en el interior provincial, el 5 de abril del 2020. “Nadie se suicida en una comisaría, a Magali Morales la mató la policía”, reclamaron las manifestantes.

“¿Donde está Tehuel?, fue otra de las consignas, en relación al joven trans desaparecido en marzo de 2021 en la provincia de Buenos Aires.

El orden establecido para marchar incluyó a las familias de víctimas de femicidas en San Luis, a las mujeres indígenas de todos los territorios, a quienes conviven con una discapacidad, a organizaciones de niñeces, y a movimientos sindicales y partidos políticos.

El reclamo por una Ley de Humedales también se repitió en la marcha y se discutió en los talleres al igual que el repudio a los recortes en materia de discapacidad.

La caravana partió desde el Parque La Cerámica y pese al cansancio de los dos días de intensos debates y actividades alternas, recorrieron la ciudad y llenaron de colores y cánticos sus calles.

Muchas organizaciones optaron por acortar camino esperando el paso de la marcha para unirse, ganándole un poco de energía a la distancia que atravesó la ciudad y tuvo como punto de desconcentración en Parque IV Centenario donde se las esperaba para la peña plurinacional que cierra la jornada.

 

El lunes se realizó el acto de cierre donde se leyó el documento final del Encuentro con las conclusiones de los talleres y se anunciará la nueva sede para el año próximo.

“Nunca más van a poder ignorar nuestras demandas”
La legisladora Luciana Echevarría, del MST en el Frente de Izquierda Unidad, participó de las intensas jornadas del 35° Encuentro en San Luis. “Estamos terminando la segunda jornada de Encuentro con una marcha histórica. Casi 100 mil mujeres y disidencias copamos las calles de la capital con todos nuestros reclamos”.

La dirigenta cordobesa enumeró las demandas que llevó su espacio político: “Presupuesto real contra la violencia de género, aplicación efectiva de la IVE, separación de la Iglesia del Estado y terminar con el ajuste del FMI que nos golpea con más fuerza a nosotras”. Echevarría concluyó: “Está enorme marea feminista que no frena dejó en claro

Fuente: La Nueva Mañana