Por Marcelo Claudio Paolini VGM. Regimiento de Infantería Mecanizado 6 General Viamonte. Monte Dos Hermanas. Monte Tumbledown.

Veo a algunos Camaradas Veteranos de Guerra de Malvinas, que son referentes de la Causa Malvinas y de distintas Organizaciones ya encumbrados. Llenos de honores luciendo medallas.
Los escucho hablar de la Negación a sus Camaradas, cómo Gallo al alba recibiendo al día. Negadores Seriales que desde la Monarquía de la Veteranía, se han vuelto no solo mezquinos, también burócratas de la Causa Malvinas.

Veo que se los comió la vanidad y se aferran a un Título Honorífico cómo si fueran de ellos toda la historia y el protagonismo por recuperar y defender a Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur.
Ese es su trofeo. Dónde están Ellos? Con esa cuota de coraje y valentía que dicen tener, justamente los que NO quieren debatir públicamente con otros Camaradas ya reconocidos, la Cuestión de la Veteranía de Guerra, que el Estado Argentino ausente y negador agita como bandera de Desmalvinizacion.

Actúan cómo Nerón y desde su tribuna, levantan su mano con el pulgar hacia abajo a sus Camaradas, que no fueron reconocidos como Veteranos de Guerra, despojados de Títulos y Honores, de cualquier tipo de beneficio, por estar como ellos, en la misma Guerra. El Estado confirma el gesto de los Nerones con más olvido y posverdad. También estos Nerones levantan la mano solo con el pulgar hacia arriba, cuando se llenan sus arcas con más beneficios desde un Estado con dos Caras. Ese es el banquete.

Arrogantes de la Desmalvinizacion se han tatuado en sus viseras, el número 632, que el Multicondecorado General (R) Martín Balza, les ha de dejar como legado de hipocresía a la Cuestión Malvinas sobre los 649 Héroes Caídos por la Patria. El Señor de las medallas y campañas, que arrastra pesadas cadenas de Desmalvinizacion a dejado su marca.

Toda esa complicidad con Legisladores, que hacen por no tratar distintos Proyectos por la Veteranía y el Reconocimiento en el Honorable Congreso de Nación, un Deporte Nacional, que bien podríamos llamarlo “Proyectos al Cesto”.

No vengan a hablar de gratitud al Soldado Argentino, cuando cada logro en Veteranía a costado años de lucha, suicidios en Posguerra y deterioro en la Salud.
No vengan a hablar de igualdad cuando es todo para un lado del mostrador.
No vengan a predicar que “Malvinas Nos Une”, desde las inequidades.
No nos hablen de compasión cuando se hace Discriminación durante cuarenta años, a los que siendo tan jóvenes estaban dónde estaban bajo bandera dispuestos a dar la vida por la Patria.

Sin memoria y sin respeto, difícil será tener ese gran País que merecemos.

Malvinas no es solo un Reclamo ante el Mundo desde nuestra Soberanía Bicontinental, también es una oportunidad de reconciliación entre nosotros mismos como Argentinos.
Se ha levantado la bandera por el Reconocimiento y parece que es la más pesada por portar, en un Estado que se presenta al mundo como ejemplo de los Derechos Humanos y el respeto a la diversidad.

Sin embargo esa bandera, cuando se trata de Veteranía de Guerra y de reconocimiento se convierte en una Cruz que llevan los despreciados.
Le pasó a los Camaradas Veteranos de Guerra del Conflicto limitrofe con Chile (1978) y vaya paradoja! también a los Veteranos de la Guerra por Malvinas Georgias y Sandwich del Sur contra el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y sus aliados (1982).

Dios quiera que no tengamos nunca más otra Guerra.

Pero ellos (Los Negadores y amantes de la posverdad), saben que a pesar de todas las humillaciones y maltratos, los Soldado Estarán de pie para defender a la Patria las veces que sea necesario y aunque los enemigos sean los más poderosos de la Tierra.

Malvinas y la Veteranía de Guerra, les da la oportunidad de trascender por medio del compromiso Patriótico y la palabra empeñada, para con los intereses de la Nación.
Nosotros lo hicimos con uniforme y armados por la Patria, cada uno donde debía estar.
Hagan lo que tienen que hacer o callen cuando hablen de Malvinas, la Guerra y los Soldados.