El Gobierno nacional volvió a encabezar este martes una reunión con representantes de la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA) en la que acordaron adelantar paritarias y presentar una canasta básica de primera necesidad.

El encuentro, que comenzó pasadas las 18 y se extendió por dos horas en el ministerio de Economía, contó con la participación de los ministros Martín Guzmán (Economía), Claudio Moroni (Trabajo) y Matías Kulfas (Desarrollo Productivo).

Por la central obrera participaron Pablo Moyano, Héctor Daer, Carlos Acuña y Andrés Rodríguez, mientras que por el sector Unión Industrial estuvo presente su titular, Daniel Funes de Rioja.

Medidas acordadas
Las medidas acordadas contemplan la posibilidad abrir negociaciones paritarias antes de las fechas estipuladas por cada sector, a la vez que las partes ratificaron la decisión de consensuar una canasta básica con 50 0 60 productos de primera necesidad a precios accesibles, cuya implementación debería estar definida en un plazo de 72 horas.

De manera específica, el Gobierno, los empresarios y los sindicalistas acordaron la apertura de la negociación de convenios salariales que aún no han vencido o que no se encuentran en etapa de tratativas.

También acordaron conformar mesas de trabajo para diseñar e implementar las medidas tendientes para administrar las dificultades de la actual coyuntura, en particular en lo atinente al impacto de la inflación en las pymes.

También coincidieron en la necesidad de establecer una canasta alimentaria de primera necesidad, integrada por entre 50 y 60 productos, que tengan un precio claro en los diferentes formatos de comercialización, en especial en los comercios de cercanía.

Al finalizar la reunión celebrada en el Ministerio de Economía también firmaron una nueva acta de compromiso, al igual que la semana pasada.

Otro punto del documento sostiene que “adicionalmente, se coincidió en que bajo el actual escenario global se producen tensiones significativas en la cadena de suministros, acceso a insumos claves, logística y abastecimiento energético a nivel internacional. Por lo tanto, las partes acuerdan conformar mesas de trabajo para diseñar e implementar las medidas tendientes para administrar las dificultades de la actual coyuntura, en particular en lo atinente al impacto en las pymes”.

La reunión de este martes fue una continuación de los encuentros producidos durante el 28 y 31 de marzo pasado a instancias del presidente Alberto Fernández, con el objetivo de establecer una mesa de diálogo y concertación social tendiente a alinear expectativas y a fortalecer la reactivación productiva de manera articulada con la creación de empleo formal y la mejora en los ingresos reales de la población.

La CGT pidió que ante la posible suba de precios, en el marco generado por la invasión de Rusia a Ucrania, “se anticipe la apertura de negociación de aquellos convenios salariales que aún no han vencido o no se encuentran en la etapa de tratativas”.

Esa postura fue avalada por la UIA “en el entendimiento de que el diálogo social permite generar las políticas adecuadas para el desarrollo económico con inclusión social, y que la fijación de los salarios. mediante la negociación colectiva es la herramienta adecuada para lograr el incremento de las remuneraciones”, según detalla el acta rubricada al cierre de la reunión.

Tanto sindicalistas como empresarios coincidieron que “bajo las actuales circunstancias (de inflación) se producen dispersiones significativas en los precios de los alimentos y otros productos de la canasta básica”.

Fuente: La Nueva Mañana