Se dice de la historia que la escriben los vencedores, pero lo que no se dice es que los vencedores, casi en su totalidad, son hombres. Tampoco se dice que estos suelen olvidarse de las mujeres: si echamos una mirada hacia atrás y pensamos en los grandes momentos de cambio de la humanidad, o en las grandes revoluciones, ningún o casi ningún nombre de mujer nos viene a la cabeza.

El 11 de septiembre en todo el país, los argentinos celebramos el “Día del Maestro”, sin embargo prefiero llamarle el Día de los Educadores, porque sin lugar a dudas, el padre del aula Sarmiento inmortal no fue el único protagonista de la construcción de nuestra educación, la historia “oficial” se encargó de silenciar las trayectorias de las mujeres que hicieron grande nuestra patria.

Es por ello, que me siento en la necesidad de brindarle un espacio, por pequeño que sea, a las MAESTRAS ARGENTINAS que hicieron y hacen escuela. Nuestro país, con el correr del tiempo, ha ido construyendo, y consolidando, una educación pública, gratuita y laica, donde las maestras, los maestros, todas y todos los trabajadores de la educación, han sido y son una pieza clave y fundamental de este sistema.

Mi sincero homenaje a Juana Manso, educadora, periodista, escritora y precursora del feminismo en Argentina. A Mary O’Graham, quien llegó a Buenos Aires en 1879 para organizar las escuelas normales convocada por Domingo Faustino Sarmiento. A Rosario Vera Peñaloza, que fundó el primer jardín de infantes de la Argentina en La Rioja y fue conocida como la Maestra de la Patria. A Herminia Brumana fue maestra, escritora, periodista, dramaturga y activista.

También a Olga Cossettini, la pedagoga argentina fundadora de la Escuela Nueva, quien dedicó su vida, junto a su hermana Leticia, a transformar la escuela tradicional. A Marina Vilte la docente, militante sindical y política quien fue víctima de la dictadura cívico militar argentina. Y a Mary Sánchez, fundadora de SUTEBA y CTERA, y primera mujer en integrar la conducción de la CGT.

Mujeres que forjaron una educación distinta, más igualitaria y feminista, quienes con compromiso y amor han sostenido y sostienen la educación pública, laica y de calidad. ¡Por más mujeres protagonistas de nuestra historia!