El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró este viernes que “cuando el presidente Alberto Fernández asumió su objetivo fue poner en eje el enclave científico y tecnológico” y subrayó que bajo la actual administración nacional “se invirtieron 3.500 millones de pesos” en el sector, lo que representa “un 160 por ciento más que en 2019”.

Al encabezar este viernes en el Centro Cultural Kirchner el lanzamiento de un plan para la incorporación de mil científicos a organismos dependientes del Poder Ejecutivo Nacional y el programa de 100 becas cofinanciadas con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Cafiero dijo que “esta idea era un sueño, la de tener un sistema nacional con miradas y proyectos específicos”, y apuntó que se trata de “una agenda de desarrollo que se tiene que desplegar” para tener “un modelo de desarrollo en la Argentina”.

Recordó que cuando Fernández asumió el Gobierno “había que reconstruir el Estado, porque había recesión, crisis en la balanza de pagos y crisis sociales, que sumadas a la pandemia, se convirtieron en dos cuestiones difíciles de afrontar”.

“Con determinación y rebeldía, las pequeñas y medianas empresas sortearon los embates de un neoliberalismo económico. Con producción se reconvirtieron y dieron soberanía de insumos ante la primera ola del coronavirus”, señaló Cafiero.

Por su parte, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, remarcó que en el mundo “ya no se discute la necesidad del conocimiento para el desarrollo de las sociedades y de sus soberanías”.

Para Salvarezza, “el neoliberalismo no le da importancia a la ciencia y tecnología porque no reconoce al país competitivo, condena a Argentina al subdesarrollo y piensa un país para 20 millones, cuando se necesita incluir a los 45 millones” de habitantes.

El ministro destacó que en 2015 la inversión en esa área era del 0,65% del Producto Bruto Interno y en 2019 del 0,46%.

“A partir de 2019, el Presidente fue por la reconstrucción del sistema, duplicando los ingresos del Conicet, y con la ley de financiamiento el área tiene cuatro veces más” de presupuesto, ponderó Salvarezza.

El Plan de Fortalecimiento de los recursos humanos del sistema científico tecnológico busca ampliar y mejorar las condiciones de las comunidad científica y cada una de las medidas incluidas en esta iniciativa son fruto de un trabajo conjunto, que comenzó en marzo de este año, y que por primera vez se trabajó con los y las representantes de los 16 organismos de ciencia y tecnología que dependen del Ejecutivo, se informó oficialmente.

La apertura de los concursos para sumar 1.000 científicos al sistema también contempla la actualización del análisis de dotación, la elaboración de planes de mejora en carrera y política salarial y la recategorización de personal científico tecnológico en cada uno de los organismos, indicó la Jefatura de Gabinete.

La apertura de los concursos para sumar 1.000 científicos al sistema también contempla la actualización del análisis de dotación, la elaboración de planes de mejora en carrera y política salarial y la recategorización de personal científico tecnológico

Los 16 organismos relevados, que tienen dependencia directa de la Administración Pública Nacional, son el Conicet, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).

También están el Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar), el Instituto Nacional de Desarrollo Pesquero (Inidep), el Instituto Nacional del Agua (INA), Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS), Instituto Antártico Argentino (IAA), la Administración Parques Nacionales (APN).

Completan el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citedef), el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el Instituto Geográfico Nacional (IGN) y el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG).