El Consejo Social de la Universidad continúa con su labor para ayudar a sectores carenciados que, en distintos barrios de la ciudad, ven peligrar su continuidad en la educación formal a raíz de la pandemia.

Manuel Schneider, coordinador del consejo, dijo a Radio UNRC que tienen «un proyecto muy ambicioso para las dos escuelas de la zona de La Cava, Cola de Pato e Islas Malvinas», de niveles primario y secundario». El objetivo central es evitar la deserción, para lo cual se prevé trabajar de modo tripartito con las familias, las organizaciones no gubernamentales del lugar que ofrecen acompañamiento escolar y con los equipos docente y directivo de los colegios.

Se busca que quienes terminan la primaria empiecen el nivel medio. El desafío es «complejo», estimó Schneider, pues varias de las familias de los niños son analfabetas. También se procura sostener en el secundario a quienes lo empiezan. «Hay mucho abandono en los tres primeros años, los chicos dejan para incorporarse al mundo laboral», expresó Schneider y muchos tienen dificultades de aprendizaje, no por deficiencias cognitivas sino por factores contextuales».

El Consejo Social afronta la tarea junto con «el Departamento de Educación y la Secretaría Académica». En otro tramo de su contacto con la FM 97.7, Schneider manifestó que en barrio Alberdi también se brinda apoyo, en este caso en términos de conectividad. La mayoría de los chicos no cuentan con ella y, si tienen la aparatología para acceder a Internet, les falta el dinero
necesario para comprar datos en el celular o wifi en el hogar. A fin de aportar soluciones, el consejo trabaja «con el área de Informática de la Universidad y con Ingeniería». También «se está haciendo todo el trámite para, en estos días, otorgar becas de conectividad a aquellos estudiantes de secundario que no tengan ningún acceso». La idea es que los profesores de este nivel del barrio suban contenidos y tareas a las aulas de Evelia, entorno virtual de la UNRC que se puede navegar aun sin tener datos en el teléfono.