Marcos Carasso asumió un nuevo período de gestión como intendente de General Cabrera. Con pocos cambios en su gabinete y el deseo de crear una Secretaría de Seguridad Ciudadana, el mandatario ratificó su compromiso de seguir trabajando para mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta ciudad.

Con muchas obras en su haber, realizadas en el primer período, Carasso inició sus palabras con un agradecimiento a todos los intendentes de la región que, aunque con distinto color político, lo acompañaron en su asunción. “Quiero agradecer a todos los empleados municipales que trabajan para que Cabrera esté de pie y tenga los mejores servicios brindados a su comunidad”, agregó.

Así también, resaltó el buen diálogo y trabajo con los gremios de municipales y admitió que, más allá de algunas discusiones, siempre se llega a un acuerdo.

Durante su discurso, Carasso destacó el trabajo que en materia de seguridad se articula con la departamental Juárez Celman, a cargo Carlos Ciccarelli

Asimismo, mencionó el acompañamiento de su familia y amigos. “Estoy acá no porque me creo el mejor, sino porque he aprendido mucho, de mucha gente. Aprendí de Carolina Eusebio, de Chiche Grosso, de Roberto Grosso y de Héctor Dulla”, expresó Carasso.

El intendente radical puntualizó que su acción de gobierno se ha fijado en tres pilares: “Igualdad de oportunidades para todos los cabrerenses, políticas públicas para todos los tiempos y hacer el mayor de los esfuerzos para unir a los cabrerenses. Hay que tener coraje para intentar cerrar la grieta”, dijo entre otros conceptos.