Los días 9, 10 y 11 de abril de 2019, la Universidad Nacional de Río Cuarto tendrá elecciones de rector y vicerrector, y de consejeros por el claustro de estudiantes ante los consejos directivos de las facultades y Superior de esta casa de estudios. En este marco, se presentaron tres listas que disputarán el Rectorado.

A la confirmada candidatura de Roberto Rovere, que buscará su reelección junto a su vice Jorge González, se sumó la postulación de la fórmula que integran Rubén Davicino y Adolfo Martino. El primero con origen en la facultad de Agronomía y Veterinaria y con un paso en la gestión de Oscar Spada como secretario de Posgrado y Relaciones Internacionales. Martino es biólogo y tiene una participación extensa en la Facultad de Ciencias Exactas. Su lista se llama Visión Universitaria.

Y en la jornada de ayer, se realizó la presentación de la lista encabezada por Javier Salminis, que estará acompañado en la fórmula por Marcelo Faggiano, de la Facultad de Ciencias Exactas.

En el año 2011, Salminis fue elegido como vicerrector en la fórmula con Marcelo Ruiz. Salminis se refirió a la reunión entre los claustros y la definió como “muy fructífera” desde el punto de vista de construir propuestas de manera colectiva y horizontal, en donde se escucharon distintas voces desde distintos espacios.

El docente indicó además que se debe profundizar la presencia de la Universidad en el territorio en este contexto donde se busca desvalorizar lo público. Por otra parte, Marcelo Faggiano comentó que se trabaja en los ejes académicos que atraviesan la actividad universitaria para realizar la propuesta electoral del espacio que integra.

Sostuvo que en la reunión de los claustros se trató el tema del rol de los docentes y el perfil de mismo en referencia a las nuevas tecnologías y a los alumnos que ingresan a la institución quienes “no son los mismos que hace 10 años”.

En este marco, la fórmula Rovere – González realizan una propuesta enmarcada en el convencimiento que en los actuales escenarios nacionales e internacionales, necesitamos fortalecer la universidad como espacio público desarrollando una gestión de puertas abiertas, plural y articulada de manera permanente con las facultades, la representación de los 4 claustros y las organizaciones gremiales, buscando a través de la docencia, la ciencia, el pensamiento crítico, la acción, y la reflexión la generación de un conocimiento público capaz de anticiparse a los problemas y pensar modelos alternativos para colaborar en su resolución.