El gobierno argentino anunció este jueves que, en un plazo de aproximadamente dos semanas, se reabrirá el mercado europeo para el biodiésel.

La noticia constituye así un paliativo luego de la polémica que despertó la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles de hasta el 64 por ciento para el biodiésel argentino, debido a denuncias de prácticas desleales y dumping.

Cabe recordar que, hasta 2013, la Argentina venía siendo el principal abastecedor de este biocombustible a la Unión Europea.

Luego de las trabas impuestas por la UE, el mercado se concentró en Estados Unidos. Durante el año pasado y el actual, ese destino se llevó el 90 por ciento de las exportaciones; por eso, los aranceles interpuestos por la administración de Donald Trump constituyeron un duro golpe para esta industria.

En el comunicado, Cancillería añadió que “el biodiesel es parte fundamental de la cadena de valor del complejo oleaginoso argentino, que tiene una gran competitividad a nivel internacional y es de singular impacto económico para las economías provinciales, generando valor agregado, empleo e ingreso de divisas”.

En este marco, El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, presente en la muestra ruralista en Río Cuarto, expresó que «es muy importante que hagamos acuerdos con la mayor cantidad de mercados posibles, pero tenemos que ser bien conscientes de que no solamente se vende en la vida, hay que vender y hay que tener el mercado abierto”.