El Consejo Superior analizará en comisión una propuesta para que la Universidad Nacional de Río Cuarto adhiera al Sistema Nacional de Reconocimiento Académico, de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), que promueve la movilidad estudiantil a través del reconocimiento de trayectos formativos.

Es una propuesta de articulación de tramos de formación, que quita rigidez a la matriz curricular, lo cual dificulta la movilidad estudiantil y genera problemas vinculados con la retención de los estudiantes, el abandono de las carreras y el alargamiento de los estudios.

La aplicación del Sistema de Reconocimiento Académico incluye tres etapas:  La resolución del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, que aprobó su puesta en marcha; la articulación entre universidades para fijar las pautas de reconocimiento por familias de carreras y la incorporación del sistema de reconocimiento académico al interior de cada institución.

Se apunta a que los estudiantes tengan mayores alternativas para llegar a la graduación, a la vez que aportará mayor flexibilidad, articulación e integración al sistema universitario argentino. En octubre del año pasado, el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación resolvió: “Crear el Sistema Nacional de Reconocimiento Académico de Educación Superior, el que consiste en un espacio abierto y dinámico, conformado por  instituciones de educación superior del país que se comprometen al reconocimiento de estudios, con el fin de mejorar las capacidades de articulación inter-sistema  y de  potenciar recursos y capacidades  institucionales  mediante la articulación, facilitando  la movilidad  estudiantil,  la  innovación  curricular y el diálogo  interinstitucional,  asegurando el sostenimiento de calidad académica y la igualdad de oportunidades en  todo el proceso educativo hasta el logro de la titulación”.

En el mismo acto se decidió: “Invitar  a  integrar  el  Sistema  Nacional  de Reconocimiento  Académico  de  Educación Superior  a  todas  las  instituciones  universitarias  reconocidas  por  el  Ministerio de Educación  y Deportes de la Nación que hayan atravesado procesos de autoevaluación institucional o evaluación externa vigente, mediante la suscripción voluntaria del acuerdo correspondiente con la Secretaría de Políticas  Universitarias”.
Se definió que “podrán  incorporarse  al  Sistema  Nacional  de  Reconocimiento  Académico  de  Educación Superior instituciones de educación superior no universitaria mediante acuerdo suscrito con una institución universitaria con sede en el mismo Consejo Regional de Planificación de la Educación Superior (CPRES), siempre que hayan atravesado procesos de autoevaluación institucional o evaluación externa vigente, en todos los casos que estos procesos les sean exigibles legalmente. En caso de no contar con acreditación vigente, las instituciones universitarias podrán incorporarse al sistema, comprometiéndose a iniciar tales procesos durante el lapso de vigencia del convenio”.

La determinación de los estudios que se comprometen a reconocer las instituciones de la educación superior será el resultado del trabajo gradual que en su conjunto desarrollen las instituciones y sean plasmados en acuerdos institucionales  que  definan  los  términos y condiciones  específicas para el reconocimiento académico en el marco del Sistema.
La unidad de medida en base a la cual se efectuará el reconocimiento académico de trayectos de formación de los estudiantes bajo el Sistema Nacional de Reconocimiento Académico de Educación Superior será la unidad de Reconocimiento de Trayecto Formativo (RTF).

La unidad de Reconocimiento de Trayecto Formativo (RTF) estima en horas el tiempo de trabajo total del estudiante para el cumplimiento de los requisitos de aprobación establecido en el plan de estudios correspondiente.
Con el objeto de estimar una pauta orientadora común en el marco del Sistema Nacional
de Reconocimiento Académico de Educación superior en consonancia con las experiencias internacionales vigentes se considera que, como regla general, un año académico equivale a 60 unidades de RTF y que cada unidad de RTF, en función de la legislación vigente, representa entre 27 y 30 horas de dedicación total del estudiante.